Atlachinolli

Imagen (…) pero el atlachinolli marca el cruce de fuerzas; de una que desciende y otra que asciende y que es aportada (en el pico) por el águila, estas fuerzas corresponden a Xiuhtecuhtli (el azul turquesa que baja desde el centro del cielo donde nos encontremos, como una energía “fria” si le queremos llamar así) y a Huehueteotl (el rojo encendido que sube desde el centro de la tierra, como una una energía “caliente”)

El Atlachinolli, se encuentra en todos lados. Como imagen la podrás encontrar en infinidad de toponimos. El más representativo, puede ser lo que derivó en una serpiente. En el escudo nacional. Pero lo encuentras en Miquistli, Huitzilopochtli, Tláloc, saliendo de las vírgulas de flores y cantos, en Temazcalli, si revisas los códices más populares Borgia, Fejérváy-Mayer, Mendocino, Borbónico… te vas a encontrar el Atlachinolli en varias láminas.

El atlachinolli, brota a partir de mezclar medicina (te de hierbas medicinales), con el calor de las piedras en el temazcal. O sea vapor caliente. Con la capacidad de sanar.
Para comprender más sobre lo que es el Atlachinolli….

Debemos partir de que el náhuatl es un lengua aglutinante (como el alemán) en una palabra gigante, puedes manifestar muchos conceptos o ideas y decir muchas; más cosas. O, como en el nahualt; en una palabra corta, puedes decir muchas cosas. El nahuatl es una lengua armoniosa al oído, de sonido grave, aglutinante y siempre metafórica.

También debemos conocer a cerca de la cosmovisión anahuaca, (a grandes rasgos y de lo poco que conozco, te contaré.) Para los abuelos, no existían las deidades; a menudo, nos encontramos con frases como “Huitzilopochtli, dios de la guerra” “Mictlantecuhtli, dios de la muerte” “Tenochtitlán, ciudad de los dioses” “Quetzalcoatl, dios del sol” etc…. esa concepción de dioses es un pensamiento europeo.

Recuerda que los invasores, son una raza, resultante del mestizaje euroasiático, y para adaptar su concepción del cosmos, con el de las civilizaciones de las que son resultado, se vieron en la necesidad de poner nombres “más cortos y definiciones escuetas” a las cosmovisiones adoptadas de civilizaciones como; la egipcia, sumeria, babilonia, romana y griega. Entonces reducen el cosmos a una palabra “dios.” Toso aquello, que no alcanzan a comprender y/o no están dispuestos a estudiar, para entender, se lo adjudican a una fuerza superior masculina, cuyo poder es infinito…..otra barbarie, pero esa es otra historia. Estamos con atlachinolli.

Para comprender una lengua, necesitas vivir en el lugar de su raíz. Solo “viviendo” podemos entender de lo que se trata. Los invasores, en su pensamiento de superioridad, jamás aceptaron la cosmovisión anahuca, por resultarles tan compleja. Hasta qué; se vieron en la necesidad de “evangelizar y conquistar” entonces; se dedican a estudiar una de las lenguas más complejas el NAHUATL.

Siendo una necesidad imperante evangelizar a los abuelos (voy a referirme como abuelos y/o anahuacas a las personas que vivían en este territorio a la llegada de los invasores, no me simpatiza el término indígena y no aplican los términos mexicas, aztekas, totonakas, chichimecas, etc, pues la región abarca desde América del Norte; Alaska y hasta, lo que actualmente es Nicaragua y Anahuac somos todos, no solo una fracción como lo marcan los gentilicios antes mencionados) crean lo que hoy se conoce como nahuatl clásico. Asignan un gramario a los fonemas. Es decir escriben en castellano, (toma en cuenta que hay mezcla griega, latina y árabe en el castellano, mezcla de mezclas, en cuyos casos se perdieron muchos valores) lo que estaba plasmado en los amoxtin (códices) y escriben, lo que solo se hablaba. (Si gustas después abarcamos más sobre el nahuatl). Al hacer esto reducen los conceptos de; fonemas tan importantes como atlachinolli. Si tú buscas en san google “atlachinolli, significado” te dirá que es agua quemada.

Ahora que te explique las raíces de las que se conforma esta palabra podrás entender mejor, porque el atlachinolli, está en todos lados. Incluso, somos nosotros. No debiéramos reducir la complejidad del vocablo en agua quemada. Aunque al cabo de la lectura entenderás a que se refieren estas dos palabras.

Ahora sí,….
ATL: agua. Generadora de vida, sin el agua, no existimos. Del agua venimos, los abuelos sabían perfectamente que la vida se generó en el agua. Incluso en Tecuilhuitontli, una de las veintenas (meses antiguos) se celebra el origen de la vida a través del agua salada. Al agua de mar le asignaron, por decirlo de una manera breve sexo. Y su sexo es femenino, pues se encarga de gestar, resguardar en su vientre (los mares y océanos) la esencia generadora de vida, pero no solo eso, también es capaz de dar sustento. Tiene vida.

TLALLI: Tierra. Tlalli, es la madre naturaleza, en ella nos sostenemos, en ella nos contenemos, sin la tierra, nada somos. A su vez Tlalli, se forma de dos raíces:
TLA: de Tlalticpac, en las cosmovisión anahuaca es el plano en que nos encontramos, o sea; la 3a dimensión Nican Axcan. Aquí y ahora. A partir del Tlalticpac hay 8 niveles inferiores, hasta llegar al noveno que es el Mictlan, lugar de la conciencia, y muerte. La muerte es vista como un proceso de renovación. Aunque la materia de que estas formado, se termina como te conocemos, se va a transformar, para dar más vida. O sea, no mueres, solo te transformas en algo más. Hay también 12 niveles superiores a partir del Tlalticpac, hasta llegar al 13° que es el Omeyocan, es el lugar de la dualidad. Todos somos seres duales. Son patrañas esas de que un dios hombre, nos inventó y/o creo a partir de la nada. Para generar vida se requiere de una dualidad, la parte femenina y la parte masculina. Cuando logramos ser Omeyocan, somos todo, somos el universo en su infinita abundancia, somos la tierra, en su perfecta armonía. Somos Ometeotl.

CALLI, casa, protección, hogar, sustento. La que nos contiene. Uno puede andar en cualquier lado, pero siempre regresa a casa, por el sustento, el calor y la protección de una casa. Tú casa puede ser cualquier lugar donde te encuentres y te sientas cómo en “casa”.
CHI: Chalchiuhtlicue. La que se viste con faldas de serpientes, la que se viste con de faldas de jade. Es la misma tierra, pero con un concepto distinto. No deja de ser la misma tierra, pero esta vista de dos formas distintas.

FALDAS DE SERPIENTES: Si miras y sé que lo haces, las montañas son como, serpientes, ondulantes, extensas y horizontales, de color verde, de ahí que se interpreta como “falda de serpientes” LAS CORDILLERAS. Si te paras en la cima de una montaña, y miras para abajo, podrás ver la forma de falda, por eso nosotros entendemos muy bien lo que significa “a la falda de la montaña” “a faldas del volcán” Chalchiuhtlicue nos proporciona protección y cobijo. Nosotros (los que vivimos en la zona centro), somos afortunados de estar rodeados por las faldas de serpiente. Los vientos, tormentas y olas de calor, disminuyen su fuerza al chocar contra Chalchiuhtlicue. Ella nos protege, por ello nuestro clima es templado.

FALDAS DE JADE: Los abuelos, sentían un profundo agradecimiento y respeto por Tepeyolohtli Corazón de la Montaña, pues en la montaña se genera vida. Es el agua que baja serpenteante de las montañas. LOS RÍOS Cada que vas a la montaña podrás encontrar brotes de agua dulce, donde hay agua, hay vida. Si hay vida, hay civilizaciones. Todas las antiguas civilizaciones del mundo se establecieron cerca de las fuentes de agua, asegurando así su supervivencia. En el caso de nos anahuacas, la vida se genera en las montañas. Es por ello que se interpreta como “la que se viste con faldas de jade” Al agua se le denominaba como un jade. Por ser preciosa, valiosa y por el color. Si tú miras el mar, a la lejanía llega un punto donde el agua luce de color Verde Jade.

In: En.
OLLIN: movimiento. Todo está en movimiento, nosotros somos movimiento. Sin movimiento no hay vida.
Estamos conformados de la siguiente manera:

♪♫Tierra es mi cuerpo, 
Agua, es mi sangre, 
Aire mi aliento 
Fuego mi espíritu.♪♫

Si conjugas todos los elementos surge la vida. Somos vida. 
SOMOS ATLACHINOLLI

Entonces podríamos traducir el Atlachinolli como: vida a partir de la tierra que se mueve; para darnos protección, contención y sustento. Del agua que baja de las montaña para sustentar nuestra vida y del agua salada, que nos generó la vida. Todo en perfecta armonía de tiempo y espacio.

Como podrás darte cuenta el Atlachinolli, en su definición como agua quemada, se queda corta.
Espero que este breviario te haya servido y resuelto tu duda. Si gustas podemos seguir platicando de otros temas. Esto de la cosmovisión Anahuca es el verdadero tesoro que los invasores jamás pudieron arrancarnos y jamás lo lograrán.

Contamos con una memoria genética muy basta, tan así que actualmente hay niños que sin ser instruidos, realizan ceremonias tan valiosas como el encendido del fuego. Interpretan cantos de poder, tienen sueños y saben aprovechar la medicina de cada “cosa” en este espacio y tiempo.

Trabajar un elemento Tierra, Fuego, Aire y/o Viento es darle el valor que tiene cada uno de ellos en nuestra vida, es manifestar nuestro respeto y agradecimiento por ser ellos los generadores de vida. No es una religión, es un estilo de vida. Estilo que hemos ido olvidando como consecuencia de los mestizajes. Con esto no digo que las mezclas raciales sean malas, al contrario son buenas, pues nos enriquece y purifica, pero para poder ser ricos y sabios estamos obligados a conocer la raíz de nuestra tierra.

NICAN AXCAN ANAHUAC 
Aquí y ahora somos Anahuac
OMETEOTL

Como no soy una experta en el tema, pues me dí a la tarea de preguntarle a quien sabes más a cerca de la cosmo percepción anahuaca. Y lo que a continuación leerás, es el complemento y correcciones de Acatzin, respecto de esta nota.

“libros específicos que hablen del atlachinolli realmente no los hay, sin embargo se puede encontrar un significado relativo al buscarlo en lengua nahuatl o también revisando el glifo al que se le llama atlachinolli. Siempre se le ha traducido como agua quemada; aunque si lo tomamos en cuenta literalmente es un concepto un tanto absurdo; más bien se refiere a la unión de fuerzas que generan entre el calor y el frío, el agua y el fuego, el arriba y el abajo”

(…) pero el atlachinolli marca el cruce de fuerzas; de una que desciende y otra que asciende y que es aportada (en el pico) por el águila, estas fuerzas corresponden a Xiuhtecuhtli (el azul turquesa que baja desde el centro del cielo donde nos encontremos, como una energía “fria” si le queremos llamar así) y a Huehueteotl (el rojo encendido que sube desde el centro de la tierra, como una una energía “caliente”)

el punto donde se encuentra el águila marca la unión, cruce, “enredo” o “torcimiento” de estas fuerzas (por llamarlo de algún modo) y que brota de manera “estrepitosa” cuando ocurre éste fenómeno astronómico

… pudiéramos decir (ya sin pirarme tanto) que el atlachinolli es la union de fuerzas que interfieren en la vida

calor y frio, luz y oscuridad, agua y fuego…

y quienes nos encontramos en el punto donde se cruzan estos ejes pues somos nosotros”

“… hay otros que mencionan que estas fuerzas que suben y bajan, una roja y otra azul; tienen similitud con el ADN que prácticamente así está conformado, dos cadenas que van en sentidos opuestos… es una idea muy intersante, sin embargo no hay manera de comprobarlo; tenemos la idea de que nuestros ancestros tuvieron la intuición de concebir que si todo está formado por la dualidad, también desde la estructura del ser humano estamos siendo parte de esto de la dualidad… sin embargo es muy aventurado creer o mencionar que el atlachinolli es la estructura (ADN) de un ser vivo; aunque no deja de ser una idea interesante

..espero haber ampliado un poco tus dudas que sin dudas no formamos una idea propia, jejejeje (…)”a por cierto, recuerda que IN – significa EN pero en ingles en el nahuatl clásico lo utilizan como artículo para los sustantivos, aunque es una adición sahaguniana al idioma”

Anuncios